Archivo por meses: junio 2013

Artritis

Con el paso del tiempo, hay personas que comienzan a sentir dolor y rigidez en zonas de su cuerpo. A veces las manos, rodillas o caderas les duelen y les cuestan moverlas. Estas personas podrían tener artritis o inflamación articular.

Se trata de una enfermedad común de la que existen más de 100 tipologías y enfermedades asociadas aunque las más frecuentes son: la osteoartritis y artritis reumatoide. La primera es una enfermedad degenerativa que aparece generalmente en los adultos mayores mientras que la artritis reumatoide es una dolencia que afecta no sólo las articulaciones de los dedos, muñecas, rodillas,y pies, sino también los músculos y otros tejidos finos del cuerpo.

Por lo general, la artritis suele afectar más a las mujeres que a los varones y casi el 80% de la población que lo sufre se encuentra por encima de los 50 años.

La hinchazón o rigidez en articulaciones, en ocasiones viene acompañadas de otros sintomas como la fiebre, una pérdida de peso considerable, dificultad al respirar o un sarpullido.

La artritis puede llegar a ser muy dolorosa pero ¿se puede hacer algo para atenuar sus efectos? La respuesta es sí. Lo más recomendable es mantenerse activo ya que la inactividad debilita los músculos en los que se apoyan las articulaciones y aumenta la rigidez y el dolor.

Caminar o nadar es beneficioso para tu organismo así como consumir pescados con ácidos grasos Omega3 (como la sardina, el salmón o la trucha), beber mucha agua y evitar el sobrepeso. En el caso de que te duela mucho la articulación, muchos médicos recomiendan duchas tibias para aliviar la zona y ejercicios de estiramientos suaves.

Irene Perezagua

Artrosis de hombro

La artrosis de hombro es la degeneración de la articulación del hombro. Básicamente consiste en la pérdida del cartílago articular, la formación de osteofitos (picos de hueso) y la deformación de la articulación afectada. Su destrucción origina la aparición de dolor y en ocasiones la pérdida del movimiento normal de la articulación con dificultad para actividades diarias como peinarse, abrocharse el sujetador o coger objetos situados por encima de la cabeza.

En esta articulación la artrosis se produce en la mayoría de los casos como consecuencia de traumatismos previos, inestabilidad o rigidez del hombro, artropatía por lesiones del manguito rotador, y osteonecrosis o enfermedades reumáticas que deforman la articulación. Así, la causa más frecuente de la artrosis en esta zona del cuerpo es el traumatismo repetido, en la mayoría de los casos a causa de practicar deportes de contacto. Además, la progresión del desgaste es difícil de frenar, por eso a medida que se envejece la proporción de personas con artrosis de hombro aumenta.

Los pacientes normalmente llevan mucho tiempo con molestias o dolor cuando llegan al traumatólogo. En los primeros años el dolor es soportable, al no ser una articulación de carga se tolera mejor que la que afecta a la cadera o la rodilla, y la disminución del uso del brazo hace que sean menos manifiestos los síntomas. A la hora de empezar un tratamiento es importante determinar si existen actividades o posiciones del brazo que aumenten o disminuyan el cuadro doloroso. En los primeros estadios de la enfermedad el dolor puede calmarse con paracetamol o ibuprofeno.

Existen unas pautas y ejercicios simples especialmente recomendados para reducir los síntomas de artrosis de hombro, como aplicar calor en la zona, relajar los hombros tensionados completando los ejercicios de péndulo, mover los brazos con poleas, realizar estiramientos y ejercicios para fortalecerlos con poco peso.

Hay que tener en cuenta que la artrosis de hombro se puede prevenir, o al menos ralentizar su aparición, siendo conscientes de que esta parte del cuerpo es delicada, ya que es una zona que soporta mucha tensión, y por lo tanto debe estar fuerte, pero tiene un límite que no hay que traspasar. En general, exige modificar las actividades habituales, asociando reposo y rehabilitación; todo ello permitirá ganar potencia muscular y flexibilidad.

Alexis D. Vicente

Tratamientos para la artrosis

La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que produce el desgaste del cartílago. Una enfermedad que aumenta el riesgo de ser padecida con la edad y que se da más entre las mujeres que entre los hombres. La artrosis no tiene cura definitiva, pero existen diferentes tipos de tratamientos para la artrosis que ayudan a paliar algunos de los síntomas de esta enfermedad como son los dolores y la rigidez de la articulación.

Los tratamientos para la artrosis son :

-Farmacológicos: Existen diferentes tipos de medicamentos, aunque el problema de algunos de ellos son sus efectos secundarios, que pueden llegar a producir problemas gástricos como, por ejemplo, las úlceras.

-Los analgésicos, que ayudan a sobrellevar el dolor.

-Los antiinflamatorios no esteroides, para tratar puntualmente la inflamación, y las infiltraciones locales de corticoides. Estas últimas sólo para determinados pacientes y realizándose de manera temporal.

-Los tratamientos de acción lenta de modificación de la artrosis. Estos fármacos permiten variar la evolución de la enfermedad, la estructura y los síntomas no analgésicos y antiinflamatorios. Algunos de ellos son la glucosamina, la condroitina, la diacereína y el ácido hialurónico.

-Desde hace algunos años se están utilizando con éxito el tratamiento con Plasma Rico en Factores de Crecimiento.

-En estudio clínico están los tratamientos con Células Madre o Stem cells, que dentro de algúnos años aportarán otro tipo de solución al tratamiento para la artrosis.

También es muy importante vigilar el peso corporal. Se recomienda a los pacientes obesos que  adelgacen para no sobrecargar las articulaciones.

– Evitar adoptar malas posturas, corregirlas y mejorarlas de forma ergonómica.

– Si el paciente, además, presenta alteraciones de las estructuras articulares, debe compensarlas son férulas, plantillas, corsés y bastones que le ayuden a disminuir la sobrecarga de las articulaciones.

– La rehabilitación es otro de los tratamientos más recomendados para la artrosis.

– El calor local en la articulación dañada para aliviar el dolor.

– Y en los casos más graves, el tratamiento quirúrgico, la sustitución total o parcial de la articulación. La prótesis. Sobre todo, en las articulaciones de carga, como son la cadera y la rodilla, que estén muy dañadas debido a un estado muy avanzado de la enfermedad.

Sin embargo, lo primero que hay que hacer en caso de que se empiecen a sentir posibles síntomas de artrosis, es acudir a un médico especialista que será quien decida cuál es el mejor tratamiento para cada paciente.

Laura Alonso

La artrosis lumbar

La artrosis  es una dolencia provocada por la degeneración de la articulación que provoca inflamación y dolor. La artrosis lumbar o espondiloartrosis  formada por cinco vértebras que se sitúan entre las costillas y la pelvis, es un desgaste o ruptura del cartílago de las articulaciones de la espalda baja (lumbar). A veces, esta dolencia produce espolones que ejercen presión sobre los nervios de la columna vertebral. Esto puede causar debilidad y dolor en los brazos o las piernas.

En muchas ocasiones se padece artrosis lumbar sin tener dolor. No obstante, esta lesión produce con frecuencia un daño de tipo mecánico que aparece con el movimiento y la sobrecarga lumbar. Algunas veces se localiza en el propio lumbago y en otras ocasiones el malestar se siente en zonas próximas, como la nalga y la cara exterior del muslo.

Aunque existen casos de artrosis lumbar en pacientes jóvenes, generalmente comienza en la madurez de la vida, por encima de los 40-45 años. Sin embargo, la artrosis no se debe exclusivamente al envejecimiento. Lesiones en las articulaciones, estrés repetitivo debido al trabajo o actividades deportivas, algún defecto genético asociado con el cartílago y el sobrepeso son las causas que pueden provocar esta dolencia.

Entre los síntomas más habituales la artrosis lumbar puede causar rigidez o dolor en la espalda. También, debilidad o adormecimiento en las piernas o los brazos. Por lo general, la molestia en el dorso se alivia cuando la persona está en reposo. Mientras en unos apenas interfiere en sus actividades diarias, en otros se convierte en una deficiencia grave.

En la mayoría de los casos, el tratamiento de la artrosis lumbar está dirigido a aliviar los síntomas de dolor y aumentar la capacidad para funcionar de la articulación. La receta inicial puede incluir la pérdida de peso, si fuera necesario. El objetivo primero es tener un estilo de vida saludable y llevar a cabo diferentes tipos de actividades: ejercicios de fortalecimiento; aeróbicos; y acciones para aumentar la flexibilidad del cuerpo como el Pilates. En un alto porcentaje de los casos de artrosis se pueden tratar sin cirugía, pero hay ocasiones en que esta es necesaria.

Algunos consejos para aliviar el dolor de la artrosis lumbar. No estar mucho tiempo de pié o sentado, utilizar sillas con respaldo, evitar esfuerzos y no cargar pesos, prescindir de posturas inadecuadas durante las tareas cotidianas, dormir en una cama dura, tras crisis agudas y durante las actividades laborales usar faja, en caso de dolor y rigidez es bueno el calor.

Alexis D. Vicente

Artrosis de cadera

La artrosis de cadera supone la pérdida o desgaste del cartílago en la articulación de la cadera y se trata de la segunda lesión más frecuente de artrosis, tras la rodilla. Actualmente, afecta más a las mujeres que a los hombres y afecta, sobre todo, a la pérdida de la movilidad en la cadera.

Si esta dolencia no es tratada a tiempo, la condición empeora hasta que ni siquiera el descanso alivia el dolor, y  la cadera va perdiendo más y más movilidad.

El primer síntoma de la artrosis de cadera, es el inaguantable dolor con el que el afectado acude a la consulta del médico. El principal foco del dolor se localiza en la ingle; avanza por la cara anterior del muslo y llega incluso hasta la rodilla. Aquí se puede llegar a producir una confusión, ya que la persona que padece esta lesión, puede pensar que el problema sea la rodilla y no la cadera. La zona donde se producen las molestias es cercana a la pelvis, si fuera en la cadera estaríamos hablando de una lesión muscular y no de los huesos.

Notar dolor al subir escaleras o paseando, e incluso al atarse los cordones, pueden ser el principio de la artrosis de cadera. Además, existen grandes porcentajes de que esta enfermedad se produzca por una herencia genética.

No se ha encontrado hasta la fecha un tratamiento para eliminar completamente la artrosis de cadera, pero sí que han aparecido fórmulas para intentar contrarrestar los dolores que produce. Podemos decir que los tratamientos no es curativos, sino paliativos. Existen varios métodos, bien farmacológicos o no farmacológicos, como son los antiinflamatorios, protectores de cartílago pero sobre todo ejercicios y rehabilitación. Ésta última se realizará aplicando calor profundo y dando ultrasonidos.

A la hora de empezar con los ejercicios de rehabilitación, el paciente debe mover la articulación de la cadera de forma activa y libre. El principal objetivo es mantener al máximo la amplitud articular. La posición de la mariposa, la bicicleta estática y estiramientos de rodillas y cadera son los ejercicios más prácticos para paliar esta enfermedad llamada artrosis de cadera.

El último recurso para recuperar la mobilidad de la cadera y eliminar el dolor producido por el roce de los huesos, es la sustitución completa de la articulación. Estamos hablando de la prótesis de cadera total.

Ander González

La artrosis de rodilla

La artrosis de rodilla es una enfermedad crónica que se produce por el deterioro del cartílago. La artrosis de rodilla comienza a manifestarse cuando se produce dolor al andar, al estar mucho tiempo de pie, al subir o bajar escaleras o al levantarse de una silla. Poco a poco, a medida que la enfermedad vaya avanzando, la rodilla puede comenzar a deformarse, se hincha y se nota que se calienta, el dolor se va haciendo más intenso y puede que, tras un tiempo sentado, se note rigidez y dolor al levantarse.

La rodilla es una de las articulaciones en las que más artrosis se desarrolla porque es una articulación de carga. Es por eso que la artrosis de rodilla es un proceso normal de envejecimiento que se produce debido a la edad y que es más frecuente en mujeres que en hombres. Sin embargo existen algunos factores que favorecen la aparición más temprana de la artrosis de rodilla como son la obesidad, las deformidades de rodillas o las alteraciones de la superficie del cartílago potenciadas por enfermedades metabólicas o reumáticas.

La artrosis de rodilla es una enfermedad crónica, por lo que no existe un tratamiento que la cure definitivamente, pero los especialistas cuentan con tecnicas que retrasan su avance.

– Los analgésicos y antiinflamatorios reducen el dolor y la inflamación

– Nadar o andar en bici para mantener el tono muscular.

– Aplicar calor seco para evitar la sensación de rigidez y el dolor.

– Llevar a cabo un tratamiento de rehabilitación

– No coger pesos excesivos, evitar caminar por terrenos irregulares y llevar zapato plano

– Mantener un control del peso corporal

– Evitar sentarse en sillones o sofás hundidos y usar sillas con respaldo recto donde los pies estén en contacto con el suelo.

Algunos ejercicios recomendados para fortalecer la articulación y paliar el dolor de la artrosis de rodilla son:

– Tumbarse de lado con las rodillas dobladas y levantar la pierna superior unas quince o veinte veces. Repetir con la otra pierna.

– Tumbarse boca arriba, con las rodillas dobladas y una pelota entre ellas. Subir el tronco apretando la pelota entre las rodillas. Repetir veinte veces.

– Sentarse en una silla con los pies apoyados en el suelo ligeramente separados. Levantar una pierna hasta que esté recta y mantener unos diez segundos y bajar el pie.

Laura Alonso

¿Qué es la artrosis?

Muchos recordamos al rey don Juan Carlos entrando hace meses a un hospital de Madrid para, como dice él, “pasar por el taller”. Como tantos otros españoles, sufre desde hace años artrosis, que dada su edad, su altura y su genética le ha llevado a necesitar de la cirugía en varias ocasiones para resolver sus problemas en la cadera aunque lo cierto es que en la mayoría de los casos diagnósticados no es necesario llegar a esa medida.

La artrosis es una enfermedad crónica que afecta las articulaciones; y, en especial, a una zona concreta de las mismas: el cartílago articular. Este no es más que un tejido que recubre la superficie de los huesos, y facilita que unos se deslicen sobre otros. Si éste se rompe o se desgasta, los huesos acaban rozando entre sí, lo que provoca dolor, inflamación y pérdida del movimiento articular.

Tanto los hombres como las mujeres pueden sufrir artrosis. Especialmente en sus rodillas, caderas, manos o su columna vertebral.

Se conocen algunos factores que la favorecen: la edad, un exceso de peso en las articulaciones “de carga” (rodillas y caderas), los defectos genéticos en el cartílago, los golpes o microtraumatismos repetidos (como consecuencia de ciertos trabajos o deportes) y las lesiones o fracturas previas en las articulaciones en cuestión.

Los síntomas más frecuentes, que suelen aparecer en casi todos los procesos de artrosis son los siguientes:

-Dolor: Al principio, el dolor suele aparecer al mover la articulación; pero cuando se ha instaurado, el dolor también se da con el reposo (por ello, a los pacientes que sufren artrosis desde hace mucho tiempo les suele doler más por las mañanas tras la inactividad nocturna).

-Crujidos: suelen aparecer tras un rato de descanso. Al mover la articulación, esta parece estar rígida, como si le faltara lubricación.

-Deformación: el crecimiento lateral de los huesos, al reaccionar por la degeneración del cartílago, produce deformidad en la articulación, que se agranda y se hace más ancha.

-Inflamación y edemas: pueden aparecer procesos inflamatorios y acúmulos de líquido alrededor de la articulación dañada.

Irene Perezagua