TABLA CRIOTERAPIA TERPMOTERAPIA

Para la artrosis, ¿Frío o calor?

Los tratamientos para los problemas de artrosis son muchos y variados. En la actualidad, no existe ningún tratamiento capaz de curar totalmente la enfermedad. Pero cada vez, disponemos de más medidas terapéuticas para combatirla. Estas medidas van desde los fármacos, hasta tratamientos fisioterapéuticos y de rehabilitación, como en última instancia de intervenciones quirúrgicas. Mediante ellos se consigue evitar o disminuir los síntomas de la artrosis,  retrasar su evolución y, en definitiva, mejorar la calidad de vida del paciente con artrosis.

En el post de hoy vamos a hablar de los beneficios de aplicar Frío o Calor, y de cuándo es más recomendable uno u otro.

115994004-www.imagesplitter.net_

Frío o Calor para la Artrosis

La aplicación de frío o calor en las articulaciones es un método que nos puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez de las zonas afectadas de nuestro cuerpo. A continuación os contamos cuáles son las diferencias:

¿Para cuándo usar frío?

Aunque bien es cierto que el frío y la humedad no le van bien a las articulaciones, la aplicación local de frío está indicada en casos de artritis cuando existe una fase de inflamación aguda en la articulación.

El frío ayuda a reducir la hinchazón y a aliviar los espasmos musculares puesto que es un antiinflamatorio natural. Como hemos comentado en otro post, la inflamación es una de las causas de dolor en los pacientes con artrosis.

Para aplicar frío en las articulaciones se puede realizar con una bolsa con hielo envuelta en un paño o usar compresas frías, duchas de agua fría, o geles de “efecto frío”.

Este método se llama Crioterapia. El frío provoca la ruptura de la membrana celular, reduciendo el dolor. relajando y disminuyendo la inflamación.

¿Para cuándo usar el calor?

En general, el calor es más beneficioso para la artrosis, alivia el dolor, la rigidez articular y las contracturas musculares de la artrosis. Tiene un efecto sedativo.

No es recomendable si existen problemas de mala circulación por su propiedad vasodilatadora.

El calor se puede aplicar de manera casera mediante una manta eléctrica, ducha o baño caliente o una bolsa de agua caliente.

Para las manos se emplean también los baños de parafina caliente.

Este método se llama Termoterapia. Los efectos del calor son muy beneficiosos:

- Aumenta el flujo de nuestra sangre y por tanto la vascularización
– Disminuye la tensión arterial por la vasodilatación
– Reduce la inflamación
– Produce un efecto analgésico aliviando el dolor.
– Aumenta las defensas
– Alivia el dolor en la zona
– Aumenta la frecuencia respiratoria

TABLA CRIOTERAPIA TERPMOTERAPIA

Uses el método que uses, se recomienda:

  • No aplicar el frío o el calor más de 15 ó 20 minutos seguidos. Utilizar intervalos de descanso de entre 5 y 10 minutos.
  • Colocar siempre un trozo de tela o una toalla entre la piel y la compresa caliente o fría.
  • No usar pomadas de mentol con el calor, podríais quemaros.

 

Electroterapia

La Electroterapia es la aplicación de electricidad para tratar lesiones del aparato locomotor. Se colocan electrodos directamente sobre la piel del paciente para transmitir los diferentes tipos de corrientes que el fisioterapeuta desea utilizar.

Es un complemento ideal a la terapia manual para tratar con éxito diferentes lesiones, y en este caso, la artrosis .

En la electroterapia se produce una hipertermia más profunda. Los tipos de corrientes que se suelen utilizar son: continuas, de baja frecuencia, de media frecuencia y de alta frecuencia.

En cualquier caso, será el especialista quién le indique el mejor método a seguir para su caso concreto.

Si tiene dudas, consulte con nuestro equipo llamando a los teléfonos: 636 486 758 – 965 242 721. 

Diabetes tipo 2 y artritis. Fuente: http://bureaudesalud.com/

Artritis y diabetes, ¿existe relación?

¿Existe relación entre la artritis y la diabetes? Este es el tema a debate que queremos abrir en el post de hoy. No se han encontrado evidencias que puedan afirmar que existe una relación entre estas dos enfermedades, pero la realidad es que “Más de la mitad de las personas que tienen diabetes tienen artritis”, afirma el doctor John H. Klippel, presidente y director general de la fundación Arthritis Foundation, en un informe aparecido en 2008 en la edición “Morbidity and Mortality Weekly Report”.

Aunque la artritis y la diabetes no están relacionadas directamente, coexisten a menudo y tienen varios aspectos en común. De hecho, los informes muestran que el 52% de las personas con diabetes también tienen algún tipo de artritis.

Klippel señala que “aunque parezca existir una relación entre la artritis y la diabetes, la verdad es que no se conoce con certeza, pero una posible explicación sería la obesidad, un factor de riesgo tanto para la osteoartritis como la diabetes”.

Relación entre la Osteartritis y la Diabetes tipo 2

La Artritis es la inflamación de la articulación, y en concreto, la Osteoartritis es un tipo de artritis en la que el cartílago articular que cubre las terminaciones de los huesos en sus uniones, se degrada, causando dolor y rigidez.

osteoartritis. Fuente: https://public-dm2306.files.1drv.com

La Diabetes es una enfermedad que afecta a la función de la insulina o a la cantidad de ésta que se produce en el cuerpo. En el caso de la Diabetes tipo 2 el cuerpo no produce suficiente insulina o no responde eficientemente a la insulina que secreta, en un proceso llamado resistencia a la insulina.

diabetes tipo 2. Fuente: http://bureaudesalud.com/

Aunque ninguna de las dos enfermedades es causante de la otra, existen componentes y factores comunes en ambas: 

- La diabetes genera cambios musculo esqueléticos ocasionando síntomas como dolor y rigidez de las articulaciones, hinchazón, formación de nódulos bajo la piel, así como que ésta se estire y engrose, dedo en gatillo, síndrome del túnel carpiano, hombros doloridos, y pies afectados.

Relación diabetes y artritis. Fuente:http://familiascondiabetes.org/

- Se ha observado que el tomar corticosteroides, medicamentos para la artritis, éstos interfieren con el metabolismo de la glucosa y podría originar diabetes.

corticosteroides. Fuente: http://www.corticoides.org/

- Edad, tanto en la osteoartritis como en la diabetes, el riesgo de desarrollarse es mayor al acrecentar la edad. En la artritis, porque a más edad más desgaste de las articulaciones y los efectos de los cambios biomecánicos y bioquímicos aumentan. En la diabetes, porque aumenta el riesgo al volverse la persona menos activa y perder masa muscular.influencia de la edad. Fuente: http://vidaabuelo.com/

- En cuanto al peso, la obesidad aumenta la tensión en las articulaciones, por un lado, y por otro, los tejidos grasos del cuerpo producen compuestos químicos que aumentan la resistencia a la insulina, ocasionando que ésta no pueda cumplir con su función de poner la glucosa dentro de las células.

alimentación. Fuente: http://2.bp.blogspot.com/

En un estudio desarrollado a lo largo de 20 años (1990-2010), por investigadores del departamento de medicina interna de la universidad de Erlangen (Alemania), se refuerza la hipótesis de la existencia de un fuerte componente metabólico en la patogénesis de la artrosis. La principal conclusión de este trabajo publicado en la revista Diabetes Care, es que la diabetes tipo 2 podría predecir el desarrollo de la artrosis severa con independencia de la edad y el índice de masa corporal. La probabilidad de artroplastia aumentó con la duración de la diabetes tipo 2 tanto en hombres como en mujeres. Los hallazgos de este estudio fueron posteriormente corroborados en un estudio transversal, por la presencia de síntomas clínicos más severos de artrosis, así como cambios estructurales en las articulaciones en pacientes con diabetes tipo 2, en comparación con aquellos que no presentaban esta enfermedad.

Como podemos ver, la ciencia sigue investigando, en cualquier caso, desde Artrosport, recomendamos acudir siempre a un especialista, y cuidar la alimentación, así como realizar ejercicio de manera regular.

El origen emocional de la enfermedad en los problemas de artrosis

Es posible que para algunos de vosotros, el título del post de hoy os haya llamado la atención. Unos compartiréis esta visión, otro la negaréis y otros empezaréis a haceros preguntas y a realizar un camino de autoconocimiento. Lo que estoy casi segura, es que no os dejará indiferentes.

El planteamiento que os acerco es una visión amplificada de la enfermedad, donde ya no es algo que me viene, que me ha tocado a mí como le podía haber tocado a otro y donde yo no tengo nada que hacer porque no soy responsable de nada de la enfermedad, y en última instancia de mi vida.

artrosis_cuerpo_humano. Fuente: www.dolordeartrosis.com.ar

Antes de continuar quiero aclarar un concepto muy importante. No es lo mismo decir que somos responsables de nuestra vida o enfermedad, a decir que somos “culpables”. Muchas veces, cuando trabajamos en estos términos, las personas se empiezan a dar cuenta de su responsabilidad en el proceso de enfermedad y empiezan a “castigarse” o “sentirse culpable” por ello. Y realmente, el enfoque es totalmente el opuesto. Si eres responsable de tu vida o de tu enfermedad, tienes el poder de cambiarlo. El enfoque de darnos cuenta de nuestros sentimientos y pensamientos, y de lo que nos pueden generar, no es para “machacarnos” más, sino para empoderarnos. ¡Podemos crear nuestra vida! Somos tan valiosos, tan capaces, y tenemos tanto poder que podemos cambiar.

A pesar de esto, sé que a muchas personas incluso les enfada este planteamiento. Y también es normal, porque realizar un cambio desde la raíz no es fácil y nos da miedo y nos confronta con todas nuestras sombras. Otras, empiezan a hacer cambios, pero a veces la enfermedad continua y se desmotivan, y es que el proceso es largo. Pero algo que sí os puedo garantizar, es que vivir sintiendo el poder que tenemos y que somos los co-creadores de nuestra realidad, nos hará mucho más felices que sentirnos víctimas, impotentes y abandonados a “la mala suerte”.

Y una vez aclarado esto, veamos qué emociones están vinculadas a los procesos de artrosis.

En el blog amigo colchones.es, podemos leer este mismo planteamiento para otro tipo de enfermedad: los problemas para dormir.

Como leemos en este artículo, los síntomas de cualquier enfermedad tienen un sentido profundo para la vida de las personas, ya que no hablan solo de la enfermedad sino que al mismo tiempo están dando pistas y hablan de la forma de sanar esa enfermedad. Los síntomas nos transmiten el mensaje, la información que necesitamos para reconciliarnos y mejorar nuestra salud. Es igual que en la naturaleza, donde hay un planta venenosa, al lado hay otra que es su antídoto. Pues con la enfermedad tenemos también ante nosotros su propio antídoto, es decir, parte de la solución, parte del camino.

cruce-de-caminos. Fuente: www.121sb.com

¿A qué nos referimos cuando mencionamos “el origen emocional de al enfermedad”?

“El cuerpo grita lo que la boca calla”. Este enfoque, cada vez más conocido y reconocido por médicos y expertos cómo Louise Hay, Adriana Snake o Thorwald Dethlefsen y Rudiger Dahlke, entre otros muchos, nos dice que cuando entendemos la enfermedad como algo malo y además ante lo que nosotros no podemos hacer nada nos surgen sentimientos de impotencia, frustración, rabia o tristeza. Pero si por el contrario, tomamos conciencia que la enfermedad no es mala, que sencillamente nos está avisando que no vamos por buen camino y que nuestras elecciones en la forma de tomarnos la vida no nos están haciendo bien, “la película” cambia. La enfermedad ya no es la enemiga, sino que pasa a ser una aliada, una amiga que llega a nuestra casa para decirnos: – oye, que por aquí no es, que te estás equivocando de camino, que esto no es lo que realmente te hace feliz-.

Como os decía al principio, desde este planteamiento nos empoderamos, la enfermedad deja de ser el foco de atención, y es la manera en la que estamos viviendo y eligiendo lo que cobra protagonismo. 

Ahora el problema radicaría en, ¿quiero realmente ser feliz? porque esto implica hacer las cosas diferentes, salir de mi zona de confort y conocida, romper mis propios esquemas mentales y realizar un cambio profundo. ¿Estoy dispuesto a afrontar el reto?, ¿cuánta felicidad estamos dispuestos a soportar?

Einstein decía: “si quieres obtener resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”.

Todos los seres humanos queremos ser felices, y a la pregunta que os he realizado diríais que sí queréis ser muy felices. Pero lo cierto es que tenemos unas tendencias, unos patrones de comportamiento y unos hábitos de pensamiento muy arraigados y soltarlos, cambiarlos o transformarlos nos da miedo, porque supondría realizar un cambio profundo que tiraría los pilares de quienes somos hasta ese momento, de la identidad que nos hemos creado, y seguir con “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” es lo que tendemos a hacer.

La enfermedad toca a nuestra puerta para hacernos de espejo, de maestra, pero si esto fuese tan fácil, todos estaríamos sanos, sin síntomas y felices. Pero lo que la enfermedad nos pide es un cambio, no de pareja, casa o trabajo, sino un cambio de pensamiento y actitud ante la vida, que nos genere cambios emocionales.

Pero un guerrero acecha, “el miedo”, nuestro mayor enemigo. Presente para boicotearnos el plan de sanación y decirnos cosas del tipo: -no puedes cambiar, no sabes, … y si vas a peor, … y si no gustas a nadie o te abandonan, es muy difícil,… – Y nadie dice que sea fácil porque detrás de todo esto hay grandes estructuras mentales e identitarias: – si cambio, ¿quién soy?- . Y si a esto unimos los grandes miedos: miedo a ser diferente, a la soledad, al abandono,… pues tenemos el cóctel perfecto.

En cualquier caso, vamos a ser generosos y cuidadosos con nosotros, no vamos a castigarnos ahora con la culpabilidad. Se trata de empezar a escucharnos, cuidarnos y amarnos. Y vamos a empezar por darnos cuenta de qué me está diciendo mi cuerpo cuando: tengo un resfriado, me duele la cabeza, tengo molestias en el estómago, me he hecho daño en un pie, no puedo dormir o tengo problemas de artrosis.

El-cuerpo-habla. Fuente: http://colchonesblog.es/

Emociones y su relación con la Artrosis

La artrosis es una dolencia de las articulaciones debido, principalmente a una degeneración del cartílago articular. Es un dolor “mecánico” y no inflamatorio, esta enfermedad también lleva el nombre de reuma de desgaste.

articulaciones-emociones. Fuente: http://www.miencuentroconmigo.com.ar/

Según Louise Hay en su libro “Sana tu cuerpo”, la artrosis tiene su raíz emocional en el “Deseo de castigar. Acusación. Sentirse víctima”.

Para esta misma autora, los problemas en las articulaciones, en general, representan cambios en la orientación de la vida y la facilidad o dificultad con que se realizan. Los dolores o problemas en las mismas manifestarían el dolor, miedo e inflexibilidad ante los cambios.

La artrosis está vinculada con las actitudes y pensamientos rígidos. Relacionada frecuentemente con la relación con la autoridad. Es la motivación exagerada por cumplir una acción sin buscar el reposo o el equilibrio después, (me doy hasta el fin de mis límites, sin pararme para saber si me exijo demasiado). Sostener y soportar una situación o relación que ya no tolero, durante mucho tiempo, o una fuerte reacción inhibida con relación a una forma cualquiera de autoridad.

Ser intransigente y rígido hacía uno mismo. Inflexibilidad.

el-origen-emocional-de-la-enfermedad. Fuente: loquepodemoshacer

Según Jose Manuel Romero, autor del libro “Conocernos. ¿Qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?, la persona afectada siente mucho rencor hacia otra persona a quien considera el pilar de la familia y le culpa de sus desgracias. “Si se derrumba, se derrumba toda la familia”. No quiere asumir su propia responsabilidad. “Solo puedo contar, conmigo mismo”. “Debo ser tan fuerte como un pilar”.

Según este mismo autor, se trata de personas de carácter rígido, muy aferradas a sus convicciones y a sus creencias y que, por consiguiente tienen mucho miedo al movimiento, al cambio. De ahí que los afectados sean principalmente personas mayores, ya que por lo general, según avanza la edad, nos hacemos menos flexibles.

Soltar las rigideces mentales. Sanar. Fuente: http://nalub7.files.wordpress.com/

En los siguientes libros que citamos en estas líneas encontrarás más información para conocer a fondo el papel de las emociones en los problemas de artrosis.

– “La enfermedad como camino”, de Thorwald Dethlefsen y Rudiger Dahlke

- “El cuerpo como herramienta de curación”, de Christian Fléche

- “Usted puede sanar su vida”, de Louise Hay

- “Sana tu cuerpo”, de Louise Hay

- “El poder está dentro de ti”, de Louise Hay

- “El gran diccionario de las dolencias y enfermedades”, de Jacques Martel

- “El lenguaje secreto de tu cuerpo”, de Inna Segal

- “Los diálogos del cuerpo”, de Adriana Schnake

- “Conocernos. ¿Qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?”, de Jose Manuel Romero.

En el blog de colchones.es también puedes encontrar herramientas de trabajo que podrían servir para cualquier enfermedad, y por lo tanto también para la artrosis. Estas son:

* Dialogar con el propio cuerpo. Hablar con la articulación dolorida. ¿qué me está diciendo?. Esta forma de trabajar la puedes leer en el libro de Adriana Schnake, “Los diálogos del cuerpo”.

* Afirmaciones positivas y transformadoras, como por ejemplo: “Yo soy mi propia autoridad”, “Me amo y me apruebo”, “La vida es estupenda”, “Confío en la vida y el proceso de la vida”, “Me abro a lo nuevo y vivo los cambios con ilusión”, etc. pueden generar un gran cambio y ser una excelente herramienta de sanación. Numerosos especialistas en la materia como Louise Hay, Jacques Martel o Wayne Dyer nos invitan a utilizar estas afirmaciones para “reprogramarnos”, es decir, para cambiar el patrón de pensamiento que nos lleva a la artrosis.

¿Quieres ser feliz?, ¿Quieres sanar la “enfermedad”?. ¡Atrévete a recorrer este maravilloso camino de autoconocimiento! 

En un post posterior, ampliaremos esta información para los problemas de artritis y otros problemas articulares.

En Artrosport te acompañamos en el proceso, ayudándote a paliar e incluso a eliminar los síntomas, que a veces tan dolorosos y molestos, nos impiden dar un paso más allá hacia la raíz. Si tienes problemas de artrosis, consulta con nuestros especialistas.

Artrosport, que tus lesiones no te paren

Tipos de artritis infantil y juvenil

Ya os hablamos en el último post sobre la artritis infantil y juvenil, también conocida como Artritis idiopática juvenil. Hoy queremos profundizar un poco más en este tema y daros a conocer los diferentes tipos de artritis infante – juvenil y sus síntomas.

Niños con artritis. Fuente: http://www.eluniverso.com/

Tipos de artritis idiopática juvenil (AIJ)

Llamamos artritis idiopática juvenil a aquella patología que ocurre en personas menores de 16 años (juvenil), que se caracteriza por una inflamación articular persistente (artritis) y que no tiene una causa conocida (idiopática).

La AIJ puede involucrar una o muchas articulaciones, y provocar otros síntomas como fiebres, erupciones o inflamaciones oculares.

Veamos de que hablamos:

  • AIJ de inicio sistémico:

Se caracteriza por afectar a varios órganos del individuo (sistema).

Suele comenzar con fiebre alta, repetida y con picos, acompañada frecuentemente por una erupción cutánea color salmón que aparece y desaparece durante los picos febriles.

Puede provocar otros síntomas como dolores musculares, anemia o inflamación de los órganos internos como son el bazo, hígado, ganglios linfáticos (inglés, axila, cuello), membrana del corazón (pericardio) y de los pulmones (pleura).

La artritis sistémica supone aproximadamente el 10% de las AIJ y afecta por igual a niños y niñas. Suele iniciarse antes de los 5 años.

  • AIJ oligoarticular

Se le conoce también con el nombre de AIJ Pauciarticular. Es la más habitual y afecta al 50% de los niños con artritis, siendo más frecuente en niñas que niños.

Se caracteriza por la presencia, en los 6 primeros meses de la enfermedad, de artritis en menos de 5 articulaciones y ausencia de síntomas sistémicos.

Afecta a grandes articulaciones (como las rodillas y los tobillos) de forma asimétrica. A veces sólo afecta a una sola articulación (monoarticular), aunque también es posible, que a partir de los 6 meses aumente el número de articulaciones afectadas (artritis extendida).

Además de esto, se caracteriza por la posibilidad de desarrollar un problema ocular inflamatorio (iritis o uveítis). Es importante acudir a un oftalmólogo ya que no suelen presentar síntomas, lo cual puede condicionar déficits visuales posteriormente.

AIJ oligoartritis. Fuente: http://dc459.4shared.com/

  • AIJ poliarticular

Supone el 30-40% de las formas de AIJ y es más frecuente en niñas.

Se caracteriza por afectar a cinco o más articulaciones. Suele afectar a las pequeñas articulaciones (las que se encuentran en manos, pies) aunque también se pueden ver involucradas las grandes (Ej. rodillas). Suele ser simétrica.

Si la persona es diagnosticada con AIJ poliarticular en la adolescencia puede tener de adulta una artritis reumatoidea a edad más temprana de lo habitual.

AIJ. Fuente: http://scielo.iics.una.py/

  • Artritis psoriásica

Se llama así cuando los niños padecen al mismo tiempo artritis y una enfermedad cutánea llamada psoriasis o antecedentes familiares de psoriasis en uno de los padres o hermanos.

Algunos síntomas añadidos son el cambio de las uñas (onicopatía) y una hinchazón generalizada de un dedo de la mano o del pie, lo que se conoce como dactilitis.

Se parece bastante a la AIJ oligoarticular, por lo que también se puede dar la inflamación ocular.

Artritis psoriatica. Fuente: http://www.ser.es/

  • Artritis relacionada con entesitis

Se caracteriza por la asociación de artritis y entesitis. Es decir, que la artritis va acompañada de una inflamación a nivel de las entesis, siendo éstas los puntos de anclaje entre los tendones y ligamentos con la superficie ósea. Pueden presentar también inflamación del esqueleto axial, dolor inflamatorio en la columna lumbosacra o dolor en la zona sacroiliaca. También se la denomina a veces espondiloartropatía. 

Este tipo de AIJ, es fácil que vaya asociado a una inflamación de la parte anterior del ojo, uveítis anterior, también denominada iridociclitis.

Suele aparecer en niños de 9 a 12 años.

Si te interesa el tema, o te afecta directamente, puedes ponerte en contacto con nosotros y dejar un comentario. Nuestro equipo de expertos te responderán. También puedes visitar nuestra página Artrosport.

Banner-Artrosport

Artritis infantil y juvenil, también conocida como Artritis idiopática juvenil

Sabemos que la artrosis como tal es una enfermedad que se puede manifestar a partir de los 40 años, principalmente entre deportistas o personas que realizan movimientos repetitivos, provocando que el cartílago se deteriore, produciendo fisuras o incluso la destrucción.

La artrosis es una enfermedad que se asocia al envejecimiento, sin embargo, y aunque no tiene los mismos síntomas ni causas que en los adultos, los niños también pueden padecer de una lesión en el cartílago articular o sentar las bases para padecerla de adulto.

Muchas veces confundimos artritis con artrosis, y por eso creemos que es un problema que sólo enfrentan los adultos. Sin embargo, mientras que la artrosis es la erosión progresiva de los cartílagos por el paso del tiempo, la artritis es una enfermedad crónica que afecta sobre todo a las articulaciones del cuerpo, y puede afectar considerablemente en la calidad de vida de la personas.

Ya vimos en el post sobre famosos que padecen artritis, que algunos habían empezado muy jóvenes con los problemas, teniendo, en determinados casos, que cambiar su trayectoria profesional debido a la enfermedad.

Algunos factores de riesgo como la obesidad y alimentación en general, el sedentarismo, una práctica deportiva sin control o malformaciones de los ejes de las extremidades, pueden derivar en artrosis o artritis infantil.

Niño con obesidad, factor de riesgo. Fuente: www.sumedico.com

Artritis infantil y juvenil

Uno de cada mil niños menores de 16 años padece artritis. Un diagnóstico precoz es fundamental.

Crecer con artritis puede ser todo un desafío, por ello es muy importante la detección precoz de la enfermedad y la atención de un equipo de profesionales especializados para evitar daños mayores. Así, en la mayoría de los casos, los niños podrán desarrollar una vida lo más normalizada posible, plena y activa.

El diagnóstico se complica porque en los niños los síntomas no son exclusivos de la enfermedad. Si un niño tiene dolores musculoesqueléticos, fiebre de origen desconocido o episodios de erupciones en la piel hay que estar alerta.

Cuando los afectados son tan jóvenes se habla de artritis idiopática juvenil (AIJ). 

El principal síntoma de la artritis es la inflamación de las articulaciones, que se tornan rígidas, calientes, hinchadas y dolorosas. Como podemos imaginar esto limita los movimientos del niño y su habilidad para desarrollar con normalidad las actividades de su vida diaria.

Artritis idiopática juvenil. Fuente: fundarin.org

¿Qué es la artritis idiopática juvenil (AIJ)?

Artritis crónica, artritis idiopática juvenil o artritis reumatoidea juvenil, son algunos de los nombres utilizados para designar la artritis en niños y jóvenes, caracterizada por la inflamación articular persistente.

Para considerarse artritis crónica o idiopática juvenil se ha debido de producir antes de cumplir los 16 años, y manifestarse durante más de 6 semanas. “Idiopática” significa que no conocemos la causa de la enfermedad.

Los signos característicos de la inflamación articular son dolor, hinchazón y limitación de la movilidad de la articulación. Puede involucrar una o varias articulaciones, y provocar otros síntomas como fiebre, erupciones o inflamaciones oculares.

En el caso de recuperación de los síntomas, no podemos decir que la enfermedad “se ha curado”, sino que éstos, han remitido, sin poder asegurar que no volverán en algún momento. Además, hay que tener en cuenta que más allá de lo articular y muscular, la artritis es una enfermedad sistémica, es decir, que puede afectar a otros órganos como pueden ser la vista, el riñón, el hígado, o el aparato cardiovascular. De aquí la importancia del diagnóstico temprano y de realizar un trabajo interdisciplinar.

Si quieres más información sobre el tema ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales en Artrosport. Deja un comentario o llama a los teléfonos 965 242 721 o 636 486 758, y nuestros especialistas te atenderán.

Beneficios de una dieta alcalina para los problemas de artrosis y artritis

En el siglo IV a.C. Hipócrates ya decía “Haz de tu alimento tu medicamento”.

Lo que comemos tiene más importancia sobre nuestra salud de la que a veces le damos. Y sin obsesionarnos, porque sino en lugar de un problema tendríamos dos, vamos a revisar qué alimentación nos puede beneficiar si sufrimos de problemas de artrosis y artritis.

Alimentación y problemas de artrosis y artritis

Empezar a hablar de alimentación es abrir un cajón sin fondo. Existen numerosas teorías y muchas pueden ser excelentes, pero no hay que olvidar que cada persona tenemos unas particularidades únicas y es importante que creamos en el cambio de alimentación que queremos hacer y que se nos pide para encontrarnos mejor, ya que si no, habrá momentos que harán que tiremos todo el esfuerzo por la borda.

artrosis. Fuente: www.alimentacion-sana.org

En las enfermedades articulares como son la artrosis y la artritis, están involucradas las articulaciones del cuerpo así como músculos y tendones.

La dieta juega un papel fundamental en nuestra calidad de vida y en la mayoría de las patologías, y como podemos imaginar, en la artrosis y artritis no iba a ser menos.

Hay un dicho que dice “el alimento que entra a tu cuerpo es la base de la sanación profunda de cualquier padecimiento”.

Como en todo, a quienes no opinan así, pero no podrán negar que llevar una alimentación u otra influye en nuestra salud.

Vamos a ver los beneficios de llevar una dieta rica en alimentos alcalinos para los problemas articulares.

La dieta alcalina

Numerosos naturópatas y especialistas en alimentación nos recomiendan una dieta alcalinizante para las dolencias articulares, ya que ésta favorece la eliminación de metales pesados y toxinas y neutraliza la acidez, causas reconocidas de la degeneración articular.

El dolor de las articulaciones es uno de los males de nuestro tiempo. Y gracias a la predisposición genética, una vida sedentaria o trabajos mecánicos y repetitivos nuestros huesos, músculos y tendones se resienten, inflaman o desgastan. La nutrición de los mismos es clave para aliviar y frenar el dolor.

Se llama dietoterapia a la utilización de una dieta específica como terapia para sanar la enfermedad. En este caso, la dieta pretende nutrir las articulaciones y propiciar un efecto antiinflamatorio, así como limpiar y depurar el organismo de los metales pesados y tóxicos acumulados y neutralizar la acidez.

Para llevar a cabo esta depuración los alimentos seleccionados deben ser lo más naturales y con el menor procesado posible, y en la medida que se pueda ecológicos u orgánicos.

Alimentos recomendados por ser neutralizadores y alcalizadores: 

1. Vegetales

  • Crudos: Ayudan a la desintoxicación y nutrición de los tejidos y huesos, además de favorecer el descenso de acidez. Los más beneficiosos son el ajo, la cebolla, la zanahoria, la alfalfa, la remolacha, el apio, el brócoli, y los germinados. Deberás consumirlos sin cocinar para que respeten sus propiedades.
  • Cocidos: son alcalinizantes las espinacas, guisantes, repollitos de Bruselas y brócoli.

2. Frutas: Son nutritivas y depurativas, además eliminan las bacterias y tóxicos del cuerpo, actúan como antiinflamatorias y potencian la funcionalidad de músculos y sistemas.

Un aspecto a tener en cuenta es cómo y cuándo comerlas: se recomienda no mezclarlas, ya que el azúcar de las frutas fermenta otros alimentos de la digestión provocando que no se asimilen por un lado y que se genere alcohol, lo que pudre rápidamente los alimentos y esto perjudica a las articulaciones. Las frutas más recomendables son aquellas altas en vitamina C como el limón y el pomelo.

3. Cereales integrales: Estos son ricos en fibra y ayudarán a que los intestinos funcionen correctamente y sin toxinas. Si hay un exceso de toxinas éstas se acumulan en la sangre y articulaciones.

4. Beber líquidos: El Agua pura es el mejor de todos. Beber al menos 2 litros de agua pura al día ayuda a depurar toxinas y bacterias y a llevar a cabo innumerables funciones en el cuerpo.

También es muy bueno el zumo de limón y pomelo. Estas frutas, aunque se incluyan en las ácidas, poseen un potente efecto neutralizador de los ácidos corporales al ser ingeridas. Además, ayudan a la eliminación o dispersión de los minerales que han formado depósitos en el cartílago de las articulaciones. Y licuados con verduras y frutas alcalinas.

En la imagen puedes ver una tabla aclaratoria de alimentos alcalinizantes.

Tabla de alimentos alcalinizantes. Fuente: caldodecultivo.wordpress.com

Alimentos no recomendados en la dieta por ser acidificantes:

El exceso de ácido en el cuerpo puede deberse a la ingesta excesiva de proteínas. Estas proteínas acidificantes están contenidas en alimentos como carnes, pescados, huevo, queso, legumbres y algunos frutos secos.

Los  productos refinados, especialmente los hidratos de carbono como el pan, azúcar y dulces también son perjudiciales. El exceso de fritos, embutidos y derivados lácteos, son factores especialmente importantes a tener en cuenta también en la artrosis.

Los productos que hay que tomar con moderación son:

1.Todas las carnes, pescados y quesos (salvo el requesón). Tomar cualquiera de estos alimentos solo una vez al día y evitar las raciones abundantes. En nuestro país es muy habitual tomar mínimo dos raciones una en la comida y otra en la cena.

2. Huevos y productos de los huevos (como tortilla). A la semana sólo se debe tomar el equivalente a 3 huevos.

3. Legumbres secas, incluyendo lentejas y guisantes. Pueden alternarse con las carnes, quesos y huevos para obtener proteínas, y no deben utilizarse en grandes cantidades.

Y prácticamente a evitar:

4. Bebidas alcohólicas. NO se deben consumir diariamente y nunca en grandes cantidades.

5. Alimentos fritos. No se deben comer nunca.

6. El azúcar blanco. Esto incluye también a la glucosa, fructosa, sacarosa y lactosa.

7. Las harinas blancas.

8. Te y café fuertes. Son acidificantes y probablemente aumentarán los síntomas de la artrosis.

9. Otras sustancias nocivas. La sal (salvo la sal marina con moderación), el adobo y la mayoría de las salsas.

En la imagen se muestra estos alimentos a consumir con moderación en nuestra dieta si padecemos de artrosis o artritis.

Tabla de alimentos acidificantes. Fuente: www.alexgimenez.es

Alimentos y complementos que ayudan a evitar el dolor articular.

  • Alimentos ricos en sodio: la leche cruda de cabra, el perejil, los higos, la sopa de verduras, la mantequilla de nuez y el aceite de hígado de bacalao.
  • También debes incluir los alimentos ricos en calcio y vitamina A, como la zanahoria, por ejemplo que es reparadora y restauradora celular, así como el alga espirulina.
  • Los alimentos ricos en lecitina ayudan a menguar el dolor. También el cartílago de tiburón es altamente eficaz para ayudar a nutrir las articulaciones y sanarlas.
  • Vitaminas A, C, D, E, K. Tomar estas vitaminas bien sea mediante alimentos o como complementos pueden ayudar a combatir y reducir los síntomas.
  • Tomar magnesio, colágeno, ácido hialurónico, son excelentes medidas de prevención y paliar los síntomas.
  • Infusiones de mejorana, manzanilla o anís, por su función analgésica. Las cataplasmas sobre las articulaciones también son muy buenas.

La tabla comparativa de abajo puede ayudarte a tener una visión más clara. Teniendo en cuenta que se recomienda tomar al día un 80% de alimentos alcalinos y un 20% de alimentos ácidos.

Tabla Comparativa. Fuente: /www.periodicodecrecimientopersonal.com

Para más información no dejes de realizar tu consulta dejándonos un comentario o a través de nuestra web artrosport

Banner-Artrosport

Famosos que padecen Artritis

Artritis es el nombre utilizado para designar a la inflamación de una articulación, pudiendo ocasionar en casos graves, fuertes dolores y pérdida de la movilidad en la articulación afectada. Las consecuencias para las personas que sufren artritis pueden ser graves, llegando en algunos casos a impedir el desarrollo de una vida normal debido a los fuertes dolores y a las dificultades y limitaciones importantes en la movilidad.

En dos posts anteriores Artritis y Artritis reumatóide. Causas, síntomas y diagnóstico, os ampliamos información sobre esta enfermedad.

En el post de hoy queremos hablaros de los famosos, gente del deporte, de la moda, músicos o actores, políticos, etc. que se ven afectados por esta enfermedad, porque ser un famoso no te salvaguarda de sufrirla.

No vamos a hacer distinción entre los diferentes tipos de artritis que padece cada persona, o las posibles causas que la originan, aunque como podéis imaginar son muchas y variadas. Y en numerosas ocasiones no hay causa conocida. Algunos famosos la achacan a su trabajo como en el caso de los deportistas o músicos que mencionamos, otras a su alimentación o más bien trastornos con la alimentación, otras a la herencia familiar, y otras no tienen un única causa. Intervienen muchos factores para desarrollar artritis y por eso tampoco podemos hablar que un problema de anorexia o ser jugador de baloncesto es sinónimo de artritis, ya que no es así. Existen muchas personas con estas profesiones o problemas que nunca tendrán artrosis.

Tampoco la edad es definitoria, aunque es verdad que influye y que aumentan las posibilidades a más edad, pero nos encontramos casos de “gente famosa” con artritis desde edades muy tempranas.

Famosos con Artritis

Muchas veces, como dice la popular frase “subimos a los altares” a los famosos. Nuestra visión de ellos se ve distorsionada, los enaltecemos y nos hacemos una imagen sobre su vida privada basada en los personajes que representan en la pantalla, en los éxitos que cosechan o en su físico. Pero estas estrellas, o personas “conocidas”, queridos lectores, no dejan de ser personas de carne y hueso. Y debido a esto, a que tienen un cuerpo físico, éste no escapa de muchas enfermedades. Y una de ellas es la Artritis.

En esta situación se encuentran numerosos famosos como:

  • El guitarrista de la famosa banda de rock The Rolling Stones, Keith Richards. El guitarrista, pese a llevar más de 50 años subiendose a escenarios con la agrupación, padece de artritis en sus manos, principalmente la inflamación del dedo indice, lo cual le provoca varios problemas para tocar su instrumento musical.

keith-richards. Fuente: famaweb.com

  • La hija de 9 años de la actriz estadounidense Jennie Garth, la cual se dio a conocer por la exitosa serie televisión en los años noventa, Beverly Hills 90210, sufre de artritis reumatoide juvenil. Con una detección temprana y los recursos adecuados, convive con la enfermedad.

Jennie Garth y su hija Lola. Fuente: i.dailymail.co.uk

  • Kathleen Turner, actriz holliwoodense que padece artritis desde los años 90, vio como su imagen cambiaba debido a la fuerte medicación.

kathleen_turner. Fuente: www.notasdecine.es

  • El ex-jugador de baloncesto estadounidense de Los Lakers, Shaquille O’Neal, padece de artritis en el dedo gordo del pie. Problema que achaca a los saltos y demás movimientos que en ese entonces le demandaba su trabajo en la cancha.

Shaquille O’Neal. Fuente: estaticos.marca.com

  • La presentadora cubana, Cristina Saralegui, resalta que es una enfermedad con un importante componente hereditario, ya que ella la padece al igual que toda su familia.

cristina saralegui. Fuente: 2.bp.blogspot.com

  • Paula Abdul, bailarina y jurado en famosos programas de televisión. Dio a conocer su enfermedad tras saltar falsos rumores sobre “presuntas adicciones”, debido a la medicación que tomaba.

paula-abdul. Fuente: casasdefamosos.es

  • El golfista profesional Phil Mickelson, tuvo que ponerse en manos de médicos cuando comenzó a experimentar rigidez y dolor en sus articulaciones. Comenta que la pronta detección de esta enfermedad y la rehabilitación le ha ayudado a que la enfermedad vaya por buen camino.

Phil-Mickelson. Fuente: sportsintimate.com

  • El oscarizado James Coburn, fue diagnosticado en 1979 de Artritis Reumatoide. Problema que pudo llevar bien gracias a que se sometió a un programa de tratamiento que consistió en recibir masajes de tejido profundo, tratamientos electromagnético y suplementos dietéticos.

james_coburn. Fuente: www.latimes.com

  • El famoso pintor francés impresionista Pierre-Auguste Renoir, también tuvo Artritis. La inflamación en sus articulaciones casi lo llevan a renunciar al arte, pero su amor por la pintura era tal que a medida que la enfermedad progresó, llegó un punto en que ya no podía sostener los pinceles y se las ingenió utilizando caballetes con poleas y solicitó a su hijo que le atara los pinceles a sus muñecas deformadas, para poder seguir pintando cuadros. Lo cual hizo hasta el día de muerte. Una de sus frases más recordadas es “el dolor pasa, pero la belleza permanece”.

Renoir, pintor impresionista

  • David Prowse, más conocido por su personaje de Darth Vader en Star Wars. Fue diagnosticado a la temprana edad de 13 años de artritis reumatoide, lo que no le impidió superarse y realizar sus sueños como actor y campeón de halterofilia. Pese a esto, la enfermedad le provocó dos reemplazos de cadera y una parálisis en ambos brazos, lo que le llevó en 2001 al diagnóstico de artritis séptica.

David Prowse, actor en Wars Stars. Fuente: nowyouknowthis.com

  • La cantante francesa Edith Piaf, no tuvo una vida fácil. Conocida por su voz desgarradora, nos dejó la bellísima canción La vie en rose. Con artritis reumatoide desde los 30 años, Piaf se hizo adicta a la morfina y a algunos analgésicos para superar sus dolores.

Edith Piaf. Fuente: www.abc.es

  • El presidente más joven de los estados unidos, desde 1901 a 1909, Theodore Roosevelt, también sufrió fiebres agudas y artritis en varias articulaciones.

Roosevelt. Fuente: cp91279.biography.com

  • El pintor Peter Paul Rubens. Conocido por ser el pintor del rey Felipe IV de España. Este pintor barroco de la escuela flamenca en el siglo XVII, también se aquejó de artritis reumatoide.

Rubens-peter-paul. Fuente: www.nationalgallery.org.uk

  • La premio Nobel de química en 1964, Dorothy Hodgkin. Diagnosticada desde los 22 años de una grave deformación por artritis reumatoide, esto no la detuvo para seguir investigando y trabajando, pese a que su enfermedad llegó a paralizarla de manos y pies.

Dorothy-Hodgkin. Fuente: www.divulgades.es

  • El primer médico en realizar un trasplante de corazón, Christian Barnard. Cuyo avance de la enfermedad y la rigidez de sus manos, le llevo a su pronta retirada de los quirófanos.

barnard. Fuente: www.hola.com

  •  El escritor y conferenciante británico David Icke. Empezó su carrera como jugador profesional de fútbol, pero pronto empezó a sufrir de artritis, hasta el punto que a los 21 años tenía artritis en su rodillas tobillos, codos, muñecas y manos. Lo que le llevó a renunciar a su carrera deportiva. Pero esto no le paró y empezó a escribir y a hacer otras cosas que le gustaba como el desarrollo de investigaciones sobre posibles conspiraciones mundiales, el medio ambiente o la política.

David_Icke. Fuente: projectavalon.net

  • La actriz Camryn Manheim, ganadora de un Emmy, se notó los primeros síntomas de la enfermedad mientras practicaba lengua de signos, una pasión que lleva años practicando. También está muy concienciada de la enfermedad, y comparte su historia con la esperanza de que inspire a otros a tomar el control de su artritis, aprendan más sobre la enfermedad y trabajen con un especialista para su gestión.

Camryn_Manheim. Fuente: img3.wikia.nocookie.net

  •  El Papa Juan Pablo II, fue otro de los personajes públicos que sufrió de artritis reumátoide. La artrosis le obligó a desplazarse por el Vaticano en una tarima móvil, la cual cambió luego por una silla de ruedas.

juan_pablo_II. Fuente: www.religionenlibertad.com

  • El plusmarquista Carl Lewis, apodado “Hijo del viento” que ganó 10 medallas olímpicas tampoco se escapa. Debido al entrenamiento intensivo y las técnicas de recuperación rápida de las lesiones articulares, este corredor de élite sufre fuertes dolores al caminar.

Carl Lewis. Fuente: img.terra.com.br

  • El rey del Pop Michael Jackson también padecía artritis lumbar y de los dedos. Parece ser que los rayos X que le realizaron durante la autopsia señalaron que padecía esta enfermedad degenerativa de las articulaciones.

Michael Jackson. Fuente: diariocorreo.pe/documents

  • El Rey Juan Carlos I de España también tuvo que ser intervenido de la cadera izquierda para repararle un daño menor relacionado con una artritis que empeoró por una caída.

El-Rey-Juan-Carlos-I. Fuente: www.noticiassin.com

  •  La deportista española María Jesús Navarro, también lucha a diario con la artritis reumatoide. Le diagnosticaron con 20 años y le dijeron los médicos que se quedaría en silla de ruedas muy pronto. En la actualidad es ultrafondista y aunque le cuesta mucho hacer algunas cosas, no tira la toalla y sigue pensando en sus nuevas metas deportivas.

maje-navarro. Fuente: http://tratamientoartrosis.com/

Médicos, científicos, cantantes, actores, modelos, pintores, escritores, presidentes, lideres espirituales, deportistas,… numerosas personas famosas padecen actualmente o han padecido de artritis.

Como podemos ver, verdaderos ejemplos de superación el de muchos de ellos. Una pronta detección, la realización constante de ejercicios y rehabilitación, algunos medicamentos, cambiar los hábitos, las posturas en el trabajo o al ejercitar algunos movimientos, la alimentación, el uso de algunos remedios naturales, masajes,… y sobre todo, motivación y ganas de luchar por un sueño, es lo que ha llevado a muchas de estas personas a ser “famosos con artritis”.

Existen muchos más famosos con artritis, aunque nos ha costado encontrar famosos españoles que hablen de su enfermedad. Seguiremos investigando, porque como dice la actriz Camryn Manheim, hablar de ello, puede dar esperanza a muchas personas.

Si conoces o has oído hablar de personas célebres, conocidas, famosas, estrellas, populares, etc… españolas ycon artritis te agradecemos que nos dejes un comentario. Su testimonio puede ser de gran ayuda para muchas personas.

Y si eres una de las personas que “eres famosa” entre tu familia y amigos, también nos importas. Por lo que escríbenos contándonos tu experiencia con la artritis. Seguro que le llega a alguien que la necesita oír y tus palabras le son de mucho apoyo.

Artrosis, causas y tipos

Hace poco leía un artículo en el que indicaban que la Artrosis afecta a más de 7 millones de personas en España. ¡7 millones! Una cifra muy alta, ¿no os parece?

Esta frecuencia aumenta con la edad. Se calcula que a los 20 años puede afectar entre un 15 y 20 % de la población mientras que a los 70 años,  la mitad de los pacientes presentan artrosis.

Ya hemos explicado detalladamente en otros posts ¿Qué es la artrosis?, así como las 10 preguntas más frecuentes sobre la artrosis. Dado el indice tan elevado de personas afectadas por esta enfermedad, nos importa que este blog sirva para aclarar cualquier duda en relación a la misma, así como para poder aportar nuestro conocimiento especializado en posibles tratamientos y maneras de cuidarte, que puedan paliar los dolores y otros síntomas.

La artrosis. Causas

La artrosis es la más frecuente de todas las patologías reumáticas, afecta a las articulaciones y puede aparecer en cualquiera de ellas: columna/cuello, cadera, hombro, codo, rodilla, mano/muñeca, pie/rodilla.

Generalmente el motivo de aparición de los síntomas de la artrosis es la degeneración del cartílago articular, por este motivo, el índice de incidencia es mayor a más edad, ya que a más experiencia vivida, mayor uso y desgaste del mismo. Aunque como veremos más adelante, no es ésta la causa única de sufrir artrosis.

En una articulación, podríamos decir “normal, sana o sin dolor”, el cartílago recubre el extremo de los dos huesos que forman la articulación, permitiendo al moverse, que los huesos no rocen; también absorbe los golpes sobre la articulación. Este cartílago se nutre de un líquido viscoso llamado sinovial, que permite la lubricación de la articulación y que el cartílago tenga la hidratación y elasticidad necesarias para llevar a cabo su función.

La Artrosis aparece cuando dicho cartílago pierde sus propiedades o incluso llega a desaparecer. Cuando esto ocurre, los extremos de ambos huesos que forman la articulación rozan entre sí, produciendo dolor.  Dolor que al principio puede darse sólo con el movimiento de la articulación, pero según va pasando el tiempo, se hace crónica y el dolor aparece incluso estando en reposo.

Cartilago desgastado. Fuente: Blog rdnattural.es

Otras consecuencias que pueden ocurrir con la disminución del líquido sinovial es que los huesos, al rozar, crujan, consecuencia de la falta de lubricación.

El hueso puede empezar a deformarse, como consecuencia de la fricción, produciéndose un crecimiento lateral del mismo, que se agranda y se ensancha. Dando lugar a lo que en medicina se conoce como osteofito, es decir, protuberancias oseas. Esto produce la típica deformación de las articulaciones y la aparición de nódulos o pequeños bultos.

Y esto no es todo, ya que la situación se puede complicar cuando, debido al desgaste del cartílago, quedan pequeños restos del mismo alrededor de la articulación y el organismo los elimina, ya que empeora la inflamación y el dolor asociados a la degeneración de la articulación.

Artrosis. Fuente: radio.rpp.com.pe/saludenrpp

Las lesiones o los defectos congénitos del cartílago también pueden provocar desgaste en las articulaciones.

La obesidad, sería otra de las posibles causas de sufrir artrosis, por la sobrecarga que recibe la articulación de manera constante y progresiva.

Algunos tipos de trabajos, como os indicábamos en un post anterior sobre trabajos con mayor incidencia de artrosis.

Las malas posturas, el sobre uso o la carga excesiva, a la que se someten las articulaciones cuando se realizan ciertos deportes también propician esta enfermedad crónica, como veíamos en el post el deporte, ¿bueno o malo para la artrosis?

Tipos de Artrosis

Por todas estas causas, hablamos de diferentes tipos de Artrosis en función de las causas que la han producido. Así, tendremos:

- Artrosis primaria

Artrosis primaria o idiopática. Aquella que aparece sin factores causantes conocidos. Las localizaciones más frecuentes de la artrosis primaria son: manos, pies, rodillas, cadera o columna, entre otras.

- Artrosis Secundaria

En este caso sí se puede apreciar una causa para la aparición de la patología. Pueden ser enfermedades congénitas (de nacimiento); traumatismos, algunas enfermedades del metabolismo; endocrinas, como la diabetes o el hipoparatiroidismo; alteraciones inflamatorias neurológicas o vasculares

Otra clasificación habla de:

- Tipo I

La de tipo I es de causa genética. Se trata de un tipo de artrosis en la que existe una predisposición familiar.

- Tipo II

La de tipo II, depende de las hormonas estrogénicas, es decir, que está relacionada con los niveles de estrógenos y, por lo tanto, afecta en mayor medida a las mujeres y se desarrolla mayoritariamente en los primeros años de la menopausia.

- Tipo III

La de tipo III, la relacionada con la edad y con los cambios musculoesqueléticos.

 

Pero a todo esto yo me pregunto, además de tener en cuenta nuestras posturas corporales, incluido en el trabajo o si realizamos deporte, y el peso, ¿no hay nada que podamos hacer para evitar sufrir artrosis?

Esta claro, que hay aspectos que a priori, no podemos controlar como pueden ser los genéticos o los cambios musculoesqueléticos relacionados con la edad,… pero, algo podremos hacer, ¿no? La respuesta es sí.

Hay dos aspectos muy importantes a tener en cuenta también, el primero es la alimentación y el segundo es la humedad.

La alimentación es fundamental en la prevención y desarrollo de la mayoría de las enfermedades, y como no lo iba a ser menos, también tiene un papel muy importante en la artrosis.

Ya hablaré en un post posterior sobre este tema de manera más detallada, pero dando un adelanto, os diré de la importancia de que nuestra dieta sea alcalina, ya que favorece la eliminación de metales pesados y toxinas, además de neutralizar la acidez, causas reconocidas de degeneración articular

Y otro aspecto a tener en cuenta es la humedad y el frío. El exceso de humedad en la zona donde se vive o donde se trabaja y por lo tanto se pasa muchas horas al día, produce mayor dolor e inflamación de las articulaciones. Aunque no hay estudios que prueben esta relación, la opinión de las personas que sufren artrosis y en número de prótesis operadas en las zonas más húmedas y frías, nos dice que ¡la humedad y el frío no le va bien a nuestras articulaciones!.

alimentación alcalina. Fuente: Blog tratamiento-para-artritis

Si tienes alguna consulta o quieres que hablemos sobre algún aspecto concreto relacionado con la Artrosis y Artritis, no dudes en dejarnos un comentario.

El deporte ¿bueno o malo para la artrosis?

La artrosis siempre se ha asociado a personas de edad avanzada, pero hoy se sabe que dicha enfermedad no solo depende de la edad y el deterioro biológico sino también de otros factores como las prácticas incorrectas durante la ejercitación.

Por eso, esta patología puede presentarse en personas que lleven vida de deportista. Las razones son muy lógicas y evidentes. Las malas posturas, el sobre uso o la carga excesiva a la que se someten las articulaciones cuando se realizan ciertos deportes propician esta enfermedad crónica.

Lo cierto es que existen ciertos deportes en los que la artrosis se hace más evidente. Entre ellos destaca en un primer puesto el fútbol, aunque el rugby, el tenis, el vóley, el atletismo, las artes marciales (karate y taekwondo) y el baloncesto también hacen frecuente la aparición de la artrosis de rodilla o cadera por el peso que deben soportar estas articulaciones.

El fútbol es una de las causas más frecuentes de artrosis

El fútbol es una de las causas más frecuentes de artrosis

Se podría decir incluso que la artrosis es la enfermedad crónica más común entre los ex-deportistas profesionales, por encima de dolencias como el asma, la dermatitis, la diabetes y las alergias. Según un estudio publicado en la revista Arthritis and Rheumatism, el 29% de los futbolistas tiene el riesgo de desarrollar artrosis de rodilla con el paso del tiempo, y tan solo el 3% de los futbolistas no profesionales corren este riesgo. Y es que las lesiones y el sobreuso de las articulaciones provocadas por el esfuerzo que genera la práctica de algunos deportes hace que la artrosis sea la consecuencia más cercana.

La rodilla es la zona más afectada

La rodilla es la zona más afectada

La tasa, relativamente alta, de lesiones en el fútbol contribuye en alto grado a la destrucción de cartílago, siendo la Osteoartritis el resultado más común tras una cirugía y un impacto agudo. De hecho, la aparición de la Osteoartritis es una de las principales razones por las que cerca del 58% de los jugadores profesionales de fútbol deciden retirarse del césped.

A pesar de que mantener una buena salud física a través de una actividad moderada ayuda a disminuir el riesgo de desarrollar Osteoartritis, recientes investigaciones han sugerido que algunos deportes, sobre todo a nivel profesional, pueden aumentarlo.

Por eso lo recomendable es tomar medidas que te ayuden a evitar esta enfermedad. Elegir herramientas y espacios adecuados, realizar los ejercicios de manera correcta, hacer caso a las lesiones y asegurarte de que puedes realizar el ejercicio son las precauciones más básicas y evidentes. Pero de nada servirán si no eliges un calzado adecuado, no tienes una buena elongación y no haces un calentamiento previo. Además la natación y el ciclismo son los dos deportes más recomendados, ya que no producen impacto en las articulaciones. Pero si prefieres realizar ejercicios en el gimnasio es recomendable que uses la elíptica, una máquina que obliga a realizar un esfuerzo aeróbico intenso (excepto artrosis de espalda). Si por el contrario prefieres el aire libre, hacer marcha nórdica será ideal ya que, al igual que la elíptica, es una actividad aeróbica que ejercita brazos, tronco y piernas, aliviando las articulaciones de la cadera y las rodillas.

En definitiva no se trata de prohibir a nadie que haga actividad física porque es cierto que los beneficios superan con creces a los riesgos, pero para ello hay que realizar los ejercicios bien.

Ruben del Amo

Esta entrada se publicó en Artrosis, Deporte y está etiquetada con , , en por .

Acerca de Ruben

Director de ArtroSport en Plaza Alcalde Agatángelo Soler 1, Alicante. Centro Médico especializado en la recuperación de lesiones deportivas, el tratamiento médico de la artrosis, fisioterapia y pilates. Los últimos 10 años los he dedicado a investigar, comercializar y minimizar las lesiones y traumas derivados del deporte y la artrosis. Experto en factores de crecimiento.

Trabajos con mayor incidencia de artrosis

La artrosis puede aparecer por diversas razones, ya hemos hablado de que ciertos deportes, el envejecimiento y, en ocasiones, los factores hereditarios son propensos a provocar la aparición de esta enfermedad. Pero no son las únicas causas que pueden hacer que la artrosis salga a la luz

Algunas actividades laborales o cotidianas sometidas a microtraumatismos de repetición por el uso constante de determinadas articulaciones, pueden acarrear la aparición de artrosis en puntos poco frecuentes, como las articulaciones metacarpofalángicas, muñecas y hombros.

Pero ¿cuáles son las articulaciones más afectadas en relación con el trabajo? La columna vertebral, el codo y la rodilla son sin duda donde se presenta con mayor frecuencia los problemas de relación entre la artritis y el trabajo.

Los martillos neumáticos provocan artrosis de codo y muñeca

Los martillos neumáticos provocan artrosis de codo y muñeca

Los diferentes tipos de artrosis pueden darse a causa de trabajos específicos, como las artrosis lumbar y de rodillas, asociadas a los mineros; las artrosis de codo y muñeca, a los usuarios de martillos neumáticos; la artrosis acromioclavicular (en el hombro), a los albañiles, y la artrosis de cadera, a los agricultores.

Como habrás podido comprobar son los trabajos con vibraciones mecánicas y golpes transmitidos por algunas máquinas o herramientas y las posturas de trabajo o gestos los que provocan artrosis.

Y seguro que os estaréis preguntando “si mi profesión tiene riesgo ¿cómo lo puedo prevenir?” La prevención no es fácil, pero adquirir una buena musculatura dorso-lumbar y abdominal, utilizar una buena postura durante el desarrollo del trabajo y evitar la sobrecarga y la obesidad harán que el porcentaje de aparición de esta patología disminuya.

Así pues, si trabajas de pie intenta poner los pies uno detrás del otro y controla que la superficie de trabajo tenga la altura adecuada (que permita apoyar las manos abiertas, con los codos flexionados a 90°). ¡Ah! Y no te olvides de estar cerca de la superficie para no arquear la espalda. Mientras que si trabajas sentado, es recomendable que te sientes al fondo de la silla con la espalda bien apoyada y que evites quedarte en una posición inmóvil durante más de 45 minutos sin cambiar o estirarte.

Ruben del Amo

Esta entrada se publicó en Artrosis, Causas y está etiquetada con , en por .

Acerca de Ruben

Director de ArtroSport en Plaza Alcalde Agatángelo Soler 1, Alicante. Centro Médico especializado en la recuperación de lesiones deportivas, el tratamiento médico de la artrosis, fisioterapia y pilates. Los últimos 10 años los he dedicado a investigar, comercializar y minimizar las lesiones y traumas derivados del deporte y la artrosis. Experto en factores de crecimiento.